La Marihuana y el Glaucoma: Distinguiendo la Realidad de la Ficción

La marihuana medicinal se promociona como un tratamiento para muchas enfermedades, incluido el glaucoma. ¿Pero funciona de verdad?

El glaucoma es una afección ocular en la cual el nervio óptico se va dañando con el paso del tiempo, reduciendo la visión lateral. En ocasiones, esta afección termina ocasionando la ceguera. Una causa del daño del nervio óptico producido por el glaucoma es una presión superior a la normal en el interior del ojo (presión intraocular o "PIO").

Actualmente, la única manera de controlar el glaucoma y prevenir la pérdida de la vista es bajar los niveles de la PIO. Su oftalmólogo (médico de ojos) puede tratar el glaucoma con medicamentos, como por ejemplo gotas para los ojos de venta bajo receta, o con cirugía, dependiendo del tipo de glaucoma y del grado de severidad.

La idea de que la marihuana puede ser útil para tratar el glaucoma se remonta a la década de 1970. Los estudios realizados en ese entonces demostraron que fumar marihuana disminuía la PIO en pacientes con glaucoma. Como resultado de esta investigación, se llevaron a cabo más estudios para evaluar si la marihuana o su ingrediente activo, un compuesto conocido como THC, podía utilizarse para mantener bajos los niveles de la PIO. Esta investigación fue respaldada por el Instituto Nacional del Ojo, una división de los Institutos Nacionales de la Salud.

Marijuana cigarette

 La investigación reveló que cuando se fuma marihuana o cuando se toma su ingrediente activo, ya sea en forma de píldora o mediante una inyección, en efecto baja el nivel de la PIO. Sin embargo, la PIO sólo disminuye por un breve período de tiempo – alrededor de tres o cuatro horas.

Este breve período de tiempo es una importante desventaja en el uso de la marihuana como tratamiento para el glaucoma. Debido a que el glaucoma necesita estar controlado las 24 horas del día, el paciente tendría que fumar marihuana seis a ocho veces al día, todos los días, para mantener un nivel reducido de la PIO en forma constante. Ya que la marihuana altera el estado de ánimo, fumar tanta cantidad a diario dejaría al paciente demasiado afectado como para poder conducir, operar equipos o funcionar con su plena capacidad mental.

De todas maneras, el efecto que la marihuana provoca en la capacidad para funcionar no es el único efecto secundario que produce esta droga. Los cigarrillos de marihuana contienen cientos de compuestos que dañan los pulmones. Las investigaciones han demostrado que el consumo habitual y frecuente de la marihuana, particularmente en dosis elevadas, puede ocasionar problemas en la memoria a corto plazo y la concentración.

A medida que los científicos van descubriendo más cosas acerca del glaucoma, también han concluido que la PIO no es el único factor que daña el nervio óptico. Estudios recientemente realizados caracterizan al glaucoma como una enfermedad neurológica similar al Parkinson o al Alzheimer. Y cada vez hay más pruebas de que la disminución del flujo de sangre al nervio óptico también puede causar daños en pacientes con glaucoma. Desafortunadamente, la marihuana no sólo reduce la PIO, también reduce la presión sanguínea en todo el cuerpo. Como resultado de ello, existe la posibilidad de que también reduzca el flujo de sangre que llega al nervio óptico, contrarrestando el beneficio de una PIO reducida.

Aun así, los científicos siguen explorando si los ingredientes activos de la marihuana podrían ofrecer un tratamiento para el glaucoma. Sin embargo, dichos avances médicos requieren de muchas más investigaciones y pasarán varios años hasta que lleguen a convertirse en realidad.

Así que aunque la marihuana puede disminuir temporariamente la PIO, no está recomendada para tratar el glaucoma. Los medicamentos de venta bajo receta y los tratamientos quirúrgicos han sido sometidos a diversas pruebas y han demostrado ser tratamientos eficaces para tratar dicha afección. Consulte a su oftalmólogo para saber cuál es la opción de tratamiento más adecuada para su caso en particular.

Pop needs to be configured.