La diabetes es una enfermedad que afecta la capacidad del cuerpo para producir o utilizar insulina de manera eficaz para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Si bien la glucosa es una fuente importante de energía para las células del cuerpo, el exceso de glucosa en la sangre durante mucho tiempo puede causar daños en varias partes del cuerpo, incluyendo el corazón, los riñones, los vasos sanguíneos y los pequeños vasos sanguíneos de los ojos.

Cuando los vasos sanguíneos en la retina del ojo (el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo) se inflaman, producen un escape de fluidos o se cierran por completo, o si nuevos vasos sanguíneos anormales crecen en la superficie de la retina, existe la condición llamada retinopatía diabética.

Mayores Afro-Americano

Las personas con mayor riesgo de desarrollar una retinopatía diabética son aquellos que tienen diabetes o un mal control del azúcar en la sangre, mujeres embarazadas, y personas con presión arterial alta, niveles elevados de lípidos, o ambas condiciones. Adicionalmente, personas en ciertos grupos étnicos, como los afroamericanos, hispanos y nativos americanos, son más propensos a desarrollar la retinopatía diabética. De hecho, un nuevo estudio confirma que la diabetes es uno de los factores de riesgo principales para la pérdida de visión entre hispanos.

Prueba de diabetes

Recuerde que la diabetes puede causar cambios en la visión, incluso si usted no tiene retinopatía. Si sus niveles de azúcar en la sangre cambian rápidamente, la forma del lente del ojo (cristalino) puede ser afectada, causando visión borrosa, la cual vuelve a la normalidad después de que el azúcar en la sangre se estabiliza. Un buen control del azúcar en la sangre ayuda a reducir los episodios de visión borrosa.

Obtenga más información sobre la retinopatía diabética y cómo salvar su visión.

Pop needs to be configured.