20 de enero de 2011

Declaración de la Academia Americana de Oftalmología en relación con la visión de los niños y la salud de sus ojos, y con productos digitales de tercera dimensión (3-D)

Recientemente, Nintendo lanzó una advertencia acerca de un nuevo dispositivo portátil de juego en 3-D, urgiendo a los padres de niños menores de 6 años de edad a que prevengan el uso prolongado del juguete, con el fin de evitar posibles daños en el desarrollo visual. Otras compañías productoras de dispositivos de 3-D, han anunciado advertencias similares con sus nuevos productos.

La Academia Americana de Oftalmología (Academia) proporciona la siguiente información y recomendaciones acerca del uso de productos digitales de 3-D tanto para niños como para adultos. La declaración de la Academia se basa en el conocimiento médico aceptado y de investigación disponibles en la actualidad en materia de desarrollo y función visual en niños y adultos.

En este momento no hay estudios concluyentes sobre los efectos a corto y/o largo plazo de los productos digitales en 3-D en el ojo y el desarrollo visual, la salud, o la función visual en los niños, ni existen teorías contundentes que concluyan que los productos digitales de 3-D puedan provocar daños en niños con buena salud visual. El desarrollo normal de la visión en 3-D es estimulado en los niños mediante el uso de sus ojos en actividades diarias tanto sociales como naturales, y culmina en gran parte a los tres años de edad.

Los niños con enfermedades de los ojos, tales como la ambliopía (un desequilibrio en la potencia visual entre ambos ojos), el estrabismo (ojos desviados), u otras condiciones que inhiban persistentemente el foco, la percepción de la profundidad o de la visión normal en 3-D, tienen dificultades para ver las imágenes digitales en 3-D. Eso no quiere decir que los trastornos de la visión puedan ser causados por productos digitales en 3-D. Sin embargo, los niños (o adultos) que tienen estos trastornos de la visión, pueden ser más propensos a experimentar dolores de cabeza y/o fatiga en los ojos al ver imágenes digitales en 3-D.

Si un niño sano presenta dolores de cabeza constantemente, o sus ojos se cansan o no pueden ver claramente las imágenes cuando se utiliza un producto digital en 3-D, esto puede indicar un trastorno de la visión o del ojo. Si estos problemas ocurren, la Academia recomienda que los niños reciban un examen completo realizado por un oftalmólogo (Doctor de los Ojos).

A los medios de comunicación: hay voceros a disposición para hacer comentarios.

Pop needs to be configured.