Después de la cirugía, el ojo puede ser tapado para protegerlo. Adicionalmente, su oftalmólogo puede recetarle medicamentos para el dolor, o para ayudar con el restablecimiento.

Si usted tiene una laceración de la córnea, puede estar en riesgo de tener complicaciones, incluyendo un desprendimiento de la retina, una infección y glaucoma. Es importante hacer un seguimiento del cuidado del ojo con su oftalmólogo después del tratamiento inmediato.

Pop needs to be configured.