En algunos casos, tratamientos con rayo láser o inyecciones de medicamentos pueden ser utilizados para ayudar a sellar los escapes de fluidos, pero son tratamientos menos preferidos debido a posibles efectos secundarios. En otros casos, inyecciones de medicamentos tales como esteroides u otra clase de medicamentos pueden ser utilizados.

Una complicación grave de la telangiectasia macular es el desarrollo de vasos sanguíneos anormales bajo de la retina. Ésta condición es llamada neovascularización coroidea, y puede requerir inyecciones de inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular (drogas anti-VEGF, por sus siglas en inglés). Las drogas anti-VEGF se dirigen hacia un químico específico en el ojo que causa el crecimiento de vasos sanguíneos anormales bajo la retina. Dicho químico es llamado factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF por sus siglas en inglés). Un bloqueo de VEGF con inyecciones de medicamento reduce el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, retrasa su fuga, ayuda a reducir la inflamación de la retina, y en algunos casos mejora la visión.

Desafortunadamente, a veces el tratamiento no parece ofrecer muchos beneficios. Actualmente existen estudios clínicos en marcha para entender mejor la enfermedad e identificar tratamientos potencialmente útiles.

Personas con pérdida de visión debida a una telangiectasia macular pueden beneficiarse con ayudas para baja visión las cuáles pueden ayudar a aprovechar al máximo la visión restante.

Pop needs to be configured.