El ritmo de la progresión varía. Por lo general, un queratocono progresa durante un periodo de 10 a 20 años, y luego se detiene de repente. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas más comunes incluyen:

  • Aumento en la distorsión y borrosidad de la visión;
  • Aumento de miopía o astigmatismo;
  • Cambios frecuentes en la prescripción de anteojos;
  • Incapacidad de usar lentes de contacto.

Ocasionalmente, un queratocono puede avanzar rápidamente, con hinchazón repentina de la córnea y el desarrollo de una cicatrización corneal. Un tejido de cicatriz en la córnea hace que ésta pierda su suavidad y su claridad. Como resultado, aún más distorsión y borrosidad pueden ocurrir.

Pop needs to be configured.