Los niños con neuritis óptica pueden tener fiebre, síntomas de gripe o haber tenido vacunas una o dos semanas antes de tener síntomas de disminución de la visión.

Los síntomas de una neuritis óptica pueden empeorar con el calor o el cansancio, especialmente al hacer ejercicio o tomar un baño. Si una neuritis óptica no es diagnosticada ni tratada, los síntomas pueden empeorar.

Pop needs to be configured.