Para mantener una presión constante y normal en el ojo, éste produce continuamente una pequeña cantidad de humor acuoso, mientras que una cantidad igual del líquido sale del ojo. Si el humor acuoso no fluye hacia afuera del ojo correctamente, la presión del fluido (presión intraocular o PIO) se va acumulando, y con el tiempo causa daños al nervio óptico. Esta condición es llamada glaucoma. Cuando el síndrome de dispersión pigmentaria ha progresado hasta ésta etapa, la condición es llamada glaucoma pigmentario. No todas las personas con síndrome de dispersión pigmentaria desarrollan glaucoma pigmentario.

Pop needs to be configured.