Si su Doctor de los Ojos sospecha la presencia de una NOIA arterítica (la forma más peligrosa de NOIA), podrá utilizar una prueba de diagnóstico llamada angiografía con fluoresceína mediante la cuál se inyecta un tinte en el brazo y se toma una serie de fotografías muy rápidamente para confirmar un bloqueo del flujo de sangre en el nervio óptico.

Su Doctor de los Ojos también puede ordenar pruebas adicionales para descartar una arteritis de células gigantes (ACG) (asociada a menudo con una NOIA arterítica), incluyendo análisis de sangre y biopsias de las arterias en la zona de las sienes de la cabeza.

Pop needs to be configured.