La mayoría de quienes tienen la forma ocular de esta enfermedad neuromuscular eventualmente desarrollan debilidad en otros músculos a través del cuerpo (miastenia gravis sistémica) en el curso de uno o dos años. La miastenia gravis sistémica afecta a los músculos de la cara, los ojos, los brazos y las piernas, así como los músculos que se utilizan para masticar, tragar y hablar. Cuando los músculos necesarios para la respiración son afectados, se dice que el paciente está en crisis miasténica – una situación que amenaza la vida.

Por lo general, las personas con miastenia gravis experimentan períodos de debilidad muscular seguidos por períodos con pocos o ningún síntoma.

Pop needs to be configured.