Tratamiento anti-VEGF

Esta es una forma común de tratar MNVC, atacando un químico específico en el cuerpo que hace que vasos sanguíneos anormales crezcan bajo la retina. Este químico es llamado factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF por sus siglas en inglés). Varios nuevos tratamientos farmacológicos (llamados drogas anti-VEGF) se han desarrollado para bloquear el VEGF. El bloqueo de VEGF reduce el crecimiento de MNVC, retrasa su escape, ayuda a demorar una pérdida de la visión y en algunos casos, la mejora.

Su oftalmólogo administra la droga anti-VEGF directamente en su ojo durante un procedimiento ambulatorio. Antes del procedimiento, su oftalmólogo limpiará el ojo para prevenir infección y utilizará un anestésico con una aguja muy fina para adormecer el ojo. Usted puede recibir múltiples inyecciones anti-VEGF en un transcurso de varios meses. Los tratamientos son repetidos con frecuencia a medida que provean un beneficio continuo al paciente.

Tratamiento con láser térmico

Otra forma de tratamiento para MNVC es la terapia con láser térmico. El tratamiento con láser generalmente es ambulatorio en el consultorio del médico, o en el hospital.

Durante este procedimiento, un rayo láser de alta energía produce una pequeña quemadura cuando llega a la zona de la retina que está siendo tratada. El rayo destruye los vasos sanguíneos anormales, evitando escapes posteriores, hemorragias y crecimiento. Después del tratamiento con láser, la visión puede parecer más borrosa que antes, pero con frecuencia se estabiliza en unas pocas semanas. Una cicatriz se formará en el área tratada, creando un punto ciego permanente que puede notarse dentro del campo de su visión.

Normalmente, los vasos sanguíneos anormales son destruidos con un tratamiento de rayo láser. Sin embargo, los pacientes que se someten al procedimiento, a menudo necesitan un tratamiento posterior en tres a cinco años.

Terapia fotodinámica (TFD)

La terapia fotodinámica (TFD) utiliza la combinación de un medicamento activado por la luz llamado foto sensibilizador, y un rayo láser de baja potencia o frío, el cuál es dirigido hacia las MNVC. Éste procedimiento es ambulatorio y por lo general se realiza en el consultorio del oftalmólogo. La droga fotosensible que se inyecta en una vena en su brazo y viaja a través del cuerpo, incluyendo los vasos sanguíneos anormales. El rayo láser de baja potencia va directamente hacia los vasos anormales, activando la droga, la cual ataca los vasos sanguíneos anormales no deseados.

Después de la TFD, los vasos sanguíneos anormales pueden volver a abrirse, por lo que posible que múltiples tratamientos que sean necesarios.

El tratamiento de MNVC puede ayudar a estabilizar su visión y evitar una pérdida de la misma. Sin embargo, a muchos pacientes no les es posible recuperar la visión perdida. Cuando éste es el caso, es importante aprender cómo aprovechar al máximo la visión restante.

Pop needs to be configured.