La genética es un factor que puede contribuir a que ciertas células se vuelvan cancerosas. El ADN es el químico en cada una de nuestras células que porta nuestros genes (las instrucciones que indican la función de las células). Algunas personas con cáncer en el ojo pueden haber heredado cambios en el ADN que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de ojo. Sin embargo, éstos cambios en el ADN generalmente ocurren durante el transcurso de la vida, en lugar de ser heredados antes de nacer.

Pop needs to be configured.