Las gotas dilatadoras trabajan en una de tres formas:

  • Paralizando temporalmente el músculo que hace que la pupila sea más pequeña;
  • Estimulando el músculo que hace que el iris (la parte coloreada del ojo) se ensanche, o;
  • Impidiendo que la pupila ajuste el foco (proceso llamado acomodación).

Cuando las pupilas están dilatadas, su Doctor de los Ojos puede usar instrumentos especiales para ver el lente del ojo en su totalidad, el cuál enfoca la luz hacia la retina (la capa de tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo). La retina en sí también puede ser vista, al igual que el nervio óptico, el cuál envía señales desde la retina hacia el cerebro donde se interpretan como las imágenes que vemos.

En adición a los exámenes, las gotas oftálmicas de dilatación se utilizan para una variedad de propósitos. En algunos tipos de cirugía del ojo, su oftalmólogo (Doctor de los ojos) las necesitará para dilatar los ojos. Ocasionalmente, es importante utilizar gotas de dilatación después de ciertos tipos de cirugía para mantener el ancho de la pupila y evitar que se forme un tejido de cicatrización. Sus ojos también pueden ser dilatados para relajar los músculos de enfoque del lente y permitir a su oftalmólogo mayor precisión en la prescripción de anteojos.

Las gotas oftálmicas de dilatación ocasionalmente se usan en niños con ambliopía (ojo perezoso). Debido a que las gotas causan una visión borrosa, se utilizan para hacer borrosa la visión del ojo más fuerte y obligar así a que el cerebro del niño use el ojo más débil. 

Pop needs to be configured.