La retina es la capa de células sensibles a la luz que recubren la parte posterior del ojo y convierten los rayos de luz en impulsos nerviosos. Estos impulsos son enviados al cerebro a través del nervio óptico, donde son reconocidos como imágenes que vemos.

En una RP, células de la retina llamadas conos y bastones mueren gradualmente debido a la pérdida de un factor crítico que no se está produciendo. En la mayoría de las formas de RP, los bastones (localizados principalmente en las regiones externas de la retina y responsables de la visión periférica y nocturna), son los primeros en degenerarse. Cuando los conos (las células de la retina localizadas más centralmente) son afectados, hay una pérdida de la percepción del color y de la visión central (visión para la lectura). Con el tiempo, y por lo general después de muchos años, se produce una ceguera.

Pop needs to be configured.