La córnea está compuesta por cinco capas:

  • Epitelio: la capa protectora más externa de la córnea;
  • Membrana de Bowman: es la segunda capa protectora y fuerte;
  • Estroma: es la capa más gruesa de la córnea. Está compuesta de agua, fibras de colágeno y otros tejidos conectivos que fortalecen la córnea y la hacen flexible y clara;
  • Membrana de Descemet: es una capa interna delgada y fuerte, también protectora;
  • Endotelio: es la capa más interna compuesta de células que bombean exceso de agua hacia afuera de la córnea.

Las distrofias corneales se caracterizan por la acumulación de material extraño en una o más de las cinco capas de la córnea. El material puede causar pérdida en la transparencia de la córnea, pérdida de la visión o visión borrosa.

Hay más de 20 tipos diferentes de distrofias corneales. Por lo general, éstas se agrupan en tres categorías, dependiendo de la parte de la córnea que es afectada:

  • Las distrofias corneales anteriores o superficiales afectan las capas más externas de la córnea: el epitelio y la membrana de Bowman.
  • Las distrofias corneales estromales afectan el estroma, la capa media más gruesa de la córnea.
  • Las distrofias corneales posteriores afectan las partes más internas de la córnea: el endotelio y la membrana de Descemet. La distrofia corneal posterior más común es la distrofia de Fuchs ilustrada en la parte de arriba.

Pop needs to be configured.