La pérdida de visión comienza a menudo con problemas de ajuste de visión en la oscuridad, o ceguera nocturna. Las personas con ceguera nocturna no ven bien en la oscuridad, pero pueden ver normalmente si hay luz suficiente. A medida que la deficiencia de vitamina A se agrava, la conjuntiva (la capa que cubre la parte blanca del ojo que ayuda a lubricar el ojo), se seca y produce úlceras corneales. La progresión de la deficiencia finalmente conduce a la pérdida de visión y ceguera.

Pop needs to be configured.