La vitamina A juega un papel importante en la visión. Para ver el espectro completo de la luz, el ojo necesita producir ciertos pigmentos para que las células foto receptoras de la retina funcionen correctamente. Una deficiencia de vitamina A detiene la producción de éstos pigmentos, causando una ceguera nocturna. El ojo también necesita vitamina A para nutrir sus propios elementos, incluyendo la córnea (la capa transparente en la parte frontal del ojo). Sin suficiente vitamina A, sus ojos no pueden producir suficiente humedad para que se mantengan debidamente lubricados.

La deficiencia de vitamina A es la causa principal de ceguera prevenible en los niños en todo el mundo. Se estima que hay entre 250.000 y 500.000 niños que quedan ciegos cada año debido a una deficiencia de vitamina A. La mitad de estos niños mueren al año de perder su visión.

Una deficiencia de vitamina A en mujeres embarazadas puede causar ceguera nocturna y contribuir a una mortalidad materna. Una deficiencia de vitamina A también compromete el sistema inmunológico, aumentando la posibilidad de muerte por malaria, sarampión y diarrea.

Riesgos asociados con una deficiencia de vitamina A

La deficiencia de vitamina A es un problema importante en los países en desarrollo de África y Asia Sur-Oriental. Los niños pequeños y las mujeres embarazadas en países de bajos ingresos están en mayor riesgo.

Pop needs to be configured.