Una infección viral es una causa común de la conjuntivitis. Este mismo virus produce el color rojo en los ojos, ojos llorosos, dolor de garganta y la secreción nasal del resfriado común. Los síntomas de una conjuntivitis viral pueden durar desde unos pocos días hasta dos semanas y luego desaparecer por sí solos. Sin embargo, el malestar se puede minimizar mediante el uso de compresas frías aplicadas sobre los ojos. Los colirios antibióticos no curan la conjuntivitis viral.

Infecciones bacterianas, como el estafilococo o el estreptococo, causan ojos rojos y una gran cantidad de pus. A menudo, los párpados están pegados al despertar. Menos frecuentemente, las infecciones bacterianas pueden producir ligeras descargas, o ninguna descarga, con excepción de una leve formación de costra en las pestañas en la mañana. Colirios antibióticos son prescritos a menudo porque aceleran la cicatrización del ojo y reducen el contagio.

La conjuntivitis alérgica no es infecciosa o contagiosa. Ocurre cuando el cuerpo se expone a algo que causa una reacción alérgica, como el polen u otro tipo de alérgenos ambientales, o la caspa animal. El síntoma principal es comezón. Otros síntomas comunes incluyen enrojecimiento de la conjuntiva, ardor, lagrimeo e hinchazón de los párpados. En ocasiones, la conjuntiva se inflama. El tratamiento consiste en la aplicación de compresas frías en los ojos, y el uso de colirios antialérgicos y lágrimas artificiales. Muchos pacientes encuentran que las gotas enfriadas en un refrigerador son reconfortantes. Productos anti alérgicos en forma oral no mejoran los síntomas de alergias oculares significativamente.

Los agentes ambientales que causan irritación, como el humo o gases, también pueden causar conjuntivitis. Los síntomas son ardor e irritación, sin flujo o secreción acuosa.

¿Cómo se adquiere una conjuntivitis?

La conjuntivitis, bien sea viral o bacteriana, puede ser muy contagiosa. Algunas de las formas más comunes de adquirir una conjuntivitis contagiosa, son:

  • Olvidarse de lavarse las manos con frecuencia y tocarse los ojos;
  • La re utilización de toallas y toallitas de papel cuando se limpia la cara y los ojos;
  • No limpiar sus lentes de contacto correctamente y usar lentes de contacto o lentes decorativos mal ajustados; o
  • Uso de maquillaje infectado.

Si usted tiene conjuntivitis, evite el uso de maquillaje en los ojos y no comparta el maquillaje con nadie. Cuando la infección desaparezca, reemplace su maquillaje para evitar una posible reinfección. Las bacterias pueden sobrevivir en el maquillaje y causar conjuntivitis. Peor aún, pueden causar infecciones de la córnea que pueden comprometer la visión.

Los niños suelen ser más susceptibles a una conjuntivitis bacteriana o viral, ya que están en contacto cercano con muchos otros niños en la escuela o guardería.

Woman applying mascaraTípicamente, la conjuntivitis es una enfermedad de corta duración que puede requerir gotas para los ojos. Sin embargo, si los síntomas persisten durante un período prolongado de tiempo después del tratamiento, se debe hacer un examen de ojos por un oftalmólogo (Doctor de los Ojos), ya que estos síntomas pueden indicar un problema ocular más grave. Varias enfermedades del ojo pueden causar ojos rojos, algunas de las cuales pueden llevar a una ceguera si no son diagnosticadas y tratadas.

Escrito por
Revisado por Dr. Elena Jiménez el 01 de Mar., 2014

Pop needs to be configured.