Coloboma es una palabra de origen griego que significa "restringido" o "limitado". El ojo se desarrolla en el feto rápidamente durante los tres primeros meses de crecimiento. Un espacio conocido como fisura coroidea aparece en la parte inferior de los tallos que eventualmente forman el ojo. Generalmente, ésta fisura se cierra durante la séptima semana de gestación. Si no se cierra, un espacio o coloboma es formado.

El coloboma puede afectar uno o ambos ojos. Si la afección está presente en ambos ojos, el coloboma puede afectarlos de igual o diferente forma. Dependiendo de cuál es la parte afectada del ojo, existen varios tipos de coloboma:

  • Coloboma del párpado. Una parte del párpado superior o inferior no se desarrolla.
  • Coloboma del lente. Una parte del lente (la parte del ojo que enfoca la luz sobre la retina), no se desarrolla.
  • Coloboma macular. La mácula es la parte central de la retina responsable por una visión detallada, el color, y la luz del día. El coloboma macular no deja que la mácula se desarrolle normalmente.
  • Coloboma del nervio óptico. En éste tipo de coloboma, el nervio óptico (el grupo de fibras nerviosas que transmiten las señales de luz hacia el cerebro), es ahuecado, causando una reducción de la visión.
  • Coloboma uveal. La úvea es la capa media del ojo. Éste tipo de coloboma puede afectar el iris (la parte coloreada del ojo), dándole una apariencia característica de cerradura u ojo de gato.
  • Coloboma corio-retiniano. En éste tipo de coloboma, parte de la retina (el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo), no se desarrolla.

Imagen reproducida de la publicación Holds JB, Basic and Clinical Science Course, Sección 7, con autorización de la Academia Americana de Oftalmología, 2011-2012.

Pop needs to be configured.