Después de una infección original, el virus permanece en estado latente, viviendo en las células nerviosas de la piel o los ojos. Una recurrencia puede ser activada de varias maneras, incluyendo:

  • Estrés;
  • Exposición al sol;
  • Fiebre;
  • Trauma en el cuerpo (como una lesión o cirugía);
  • Menstruación;
  • Ciertos medicamentos.

Una vez que el herpes simple está presente en el ojo, por lo general infecta a los párpados, la conjuntiva (la membrana delgada y transparente de mucosa que recubre el interior de los párpados y la parte blanca del ojo), y la córnea (la ventana transparente, en la parte anterior del ojo).

Pop needs to be configured.