Si usted experimenta síntomas de queratitis fúngica, como dolor, disminución de la visión, sensibilidad a la luz y lagrimeo o secreción del ojo, visite a un oftalmólogo de inmediato. Un tratamiento de queratitis fúngica debe iniciarse de inmediato para prevenir la posibilidad de una ceguera.

Pop needs to be configured.