Ciertos alimentos pueden desencadenar un ataque de migraña, como el queso añejo, los nitratos (a menudo se encuentran en las carnes frías, salchichas y otros alimentos procesados), chocolate, vino tinto, glutamato monosódico (normalmente llamado GMS, un realzador del sabor que con frecuencia se encuentra en algunos alimentos), cafeína, aspartame (edulcorante artificial en NutraSweet ®) y el alcohol.

En las mujeres, los cambios hormonales provocan migrañas a menudo, especialmente durante el embarazo, cuando se usan píldoras anticonceptivas, y durante los períodos menstruales o la menopausia. Las personas a menudo creen que sus migrañas se deben a la tensión. Si bien el estrés probablemente no causa la migraña, puede afectar la frecuencia en que los ataques ocurren. Sin embargo, curiosamente la mayoría de los ataques de migraña parecen ocurrir después de un alivio del estrés, con frecuencia al comienzo de un fin de semana o unas vacaciones.

Las personas que sufren de migraña a menudo tienen una historia familiar de dolores de cabeza o una historia previa de mareos.

Pop needs to be configured.