Melanoma ocular

El cáncer de ojo más común es el melanoma, también conocido como melanoma ocular. El melanoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células encargadas de producir el pigmento que da color a su piel, su cabello y sus ojos. Un melanoma ocular puede generarse de igual manera que se genera en la piel. Si bien es el tipo más común de cáncer en adultos, el melanoma ocular es raro.

El melanoma ocular es conocido también como melanoma uveal, ya que generalmente se desarrolla en la parte del globo ocular llamada úvea (una capa en la pared del ojo entre la esclerótica y la retina). El melanoma casi siempre se desarrolla en la parte de la úvea llamada coroides (una capa pigmentada que recubre el globo ocular), ya que las células coroideas tienen el mismo tipo de pigmento que las células de la piel. Mientras que la mayoría de casos de melanoma ocular comienza en la coroides, un número más pequeño se desarrolla en el iris (la zona de color alrededor de la pupila, también parte de la úvea). Los melanomas del iris usualmente crecen lentamente y por lo general no se extienden hacia otras partes del cuerpo.

Linfoma intraocular primario

El linfoma intraocular primario (linfoma del ojo) es un tipo de cáncer que compromete las células blancas de la sangre (linfocitos), localizadas en todo el cuerpo. Los linfomas también puede comenzar en órganos tales como los pulmones, el estómago y, rara vez, los ojos.

Los dos tipos principales de linfoma son la Enfermedad de Hodgkin y el Linfoma no Hodgkin. Un linfoma intraocular primario es casi siempre un linfoma no Hodgkin de células B. La mayoría de las personas con linfoma intraocular primario son de edad avanzada o tienen una enfermedad del sistema inmunológico como el SIDA. El linfoma intraocular primario ocurre a menudo con linfoma del cerebro, llamado linfoma primario del sistema nervioso central (LPSNC).

Retinoblastoma

Un tipo diferente de cáncer en el ojo, llamado retinoblastoma, afecta a los niños pequeños. Es causado por una mutación genética y comienza en la retina (el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo). Las células nerviosas de la retina comienzan a crecer y a multiplicarse, generalmente propagándose en el ojo y posiblemente hacia otras partes del cuerpo.

Existen otros tipos de cáncer que pueden afectar los ojos. Los cánceres orbitales afectan los tejidos que rodean al globo ocular (llamado órbita), incluyendo músculos que mueven el globo ocular y nervios unidos a éste. Las estructuras anexiales son otras partes del ojo llamadas estructuras accesorias, las que incluyen los párpados y las glándulas lagrimales. Los cánceres que se desarrollan en estos tejidos son llamados cánceres anexiales.

Infórmese sobre los siguientes tipos de cáncer en el ojo:

Pop needs to be configured.