Debido a que éstos vasos sanguíneos también ayudan a nutrir a los ojos, la disminución del flujo sanguíneo puede causar una pérdida repentina e indolora de la visión. Esta condición, como se ilustra arriba, se conoce como neuropatía óptica isquémica anterior arterítica (NOIA), una forma de neuropatía óptica isquémica.

Pop needs to be configured.