Las opciones de cirugía refractiva que existen hoy día varían entre moldear la córnea con rayos láser hasta la inserción de lentes artificiales. Los siguientes son algunos de los procedimientos de cirugía refractiva alternativa al LASIK.

LASIK de onda frontal guiada

Antes de la cirugía, el láser excimer se programa con datos de la onda frontal de cada paciente, para preparar una escultura precisa de cada córnea. En procedimientos convencionales de LASIK, esta programación se basa en la prescripción para la corrección de la visión del paciente (la misma prescripción usada para anteojos o lentes de contacto).

Durante el procedimiento LASIK de onda frontal guiada, la tecnología de imagen computarizada crea un mapa de la córnea del paciente, el cuál semeja una cadena de montañas en miniatura. Este "mapa" se utiliza para programar el láser excimer para la cirugía. Ésta tecnología puede medir anormalidades muy sutiles en la superficie de la córnea, permitiendo al LASIK de onda frontal guiada lograr una corrección de la visión mayor que la corrección posible con anteojos o LASIK convencional.

Adicionalmente, el LASIK de onda frontal guiada ha demostrado en varios estudios una reducción de los efectos secundarios, como problemas con la visión nocturna y la sensibilidad al contraste (la capacidad para ver claramente los objetos en contexto, por ejemplo las letras negras sobre una página en blanco), y también un aumento en el porcentaje de pacientes que logran una visión 20/20. La tecnología de onda frontal guiada también puede ser utilizada en los procedimientos de queratectomía fotorrefractiva (PRK por sus siglas en inglés), por razones similares y con resultados similares.

PRK: Otro camino hacia la corrección de la visión con láser

La queratectomía fotorrefractiva (PRK por sus siglas en inglés), utiliza el láser excimer de igual manera que el LASIK, y los resultados en la corrección de la visión de los pacientes son similares. La principal diferencia entre la PRK y el LASIK es que durante un procedimiento de PRK, el cirujano no crea una tapa alrededor de la córnea, sino que remueve o pone de lado la parte superior de la capa de la córnea (epitelio) antes de que el láser excimer moldee la córnea.

Muchos cirujanos de PRK utilizan un microqueratoma romo con vibración suave para eliminar la capa epitelial. Tanto el LASEK como el Epi-LASIK, descritos a continuación, son otras técnicas de PRK. Nuevos enfoques como la ablación de superficie avanzada en la cuál la córnea es enfriada antes o después de la cirugía, ayudan a reducir el malestar que puede ocurrir después de una PRK. También se puede administrar al paciente unos antibióticos tópicos, medicina anti inflamatoria y analgésicos orales para reducir el malestar y acelerar la cicatrización después de la cirugía. Un lente de contacto blando es utilizado a manera de "venda" para promover la cicatrización epitelial, la cuál dura unos cuatro días.

Si bien los pacientes de LASIK reportan a menudo una visión clara y mejor al día siguiente de la cirugía, la estabilización de la visión puede tomar varios días en pacientes de PRK. La capa epitelial de la córnea vuelve a crecer durante este tiempo. La tapa gruesa de la córnea que es creada durante el procedimiento LASIK no es creada durante el procedimiento PRK, de manera que si hay alguna preocupación con respecto a complicaciones de ésta tapa, el cirujano puede recomendar una PRK. Si las córneas del paciente son muy delgadas para pasar los requerimientos de un LASIK, si el paciente ha tenido un procedimiento LASIK previamente, u otros factores de la salud del ojo están en juego, el cirujano y el paciente pueden decidir conjuntamente si la opción debe ser una PRK.

La PRK de onda frontal guiada ofrece una corrección adicional de la visión, similar a la de un LASIK de onda frontal guiada. Si bien miles de procedimientos de PRK de onda frontal guiada se han realizado en forma segura y con efectividad en los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA por sus siglas en inglés) aún no ha aprobado el proceso, por lo cuál el procedimiento es considerado como un uso de tecnología "fuera de etiqueta". Estándares médicos profesionales permiten el uso de éste y otros procedimientos y medicamentos "fuera de etiqueta" a los Doctores de Ojos.

LASEK

Un instrumento de microcirugía llamado "trépano" es utilizado para crear una tapa de tejido epitelial de la córnea, mientras una solución de alcohol ayuda a aflojar las células epiteliales. Una vez que la tapa epitelial es creada y puesta a un lado, el procedimiento es igual que una PRK. Después de moldear la córnea, la tapa epitelial es puesta en su lugar y alisada con una espátula pequeña, y posteriormente asegurada con un lente de contacto blando a manera de "vendaje", para promover la curación del epitelio que dura alrededor de cuatro días.

EpiLASIK

Un microqueratoma especial llamado Epi-queratótomo, se utiliza para separar con precisión una lámina muy delgada de tejido epitelial de la córnea. Esta hoja delgada se levanta hacia un lado y la córnea es tratada como en un procedimiento PRK. Posteriormente, la fina capa puede volver a ser puesta en su sitio para adherirse de nuevo a la córnea, o puede ser removida. Un lente de contacto blando es puesto sobre el ojo a manera de "venda" durante unos cuatro días para ayudar al epitelio a sanar.

Queratoplastia conductiva

La queratoplastia conductiva (CK por sus siglas en inglés), es un procedimiento no invasivo de cirugía térmica refractiva, usado para corregir una hipermetropía de leve a moderada en personas mayores de los 40 años de edad. Durante el procedimiento CK, su Doctor de los Ojos utiliza una pequeña sonda que libera cantidades controladas de energía de radiofrecuencia (RF) en lugar de un láser, para aplicar calor a la porción periférica de la córnea. El calor se hace que la córnea periférica se reduzca en tamaño y se ajuste como un cinturón. Esto hace que la curvatura (inclinación) de la córnea central aumente, mejorando el poder de enfoque de la córnea central. El procedimiento vuelve a enfocar los rayos de luz en la retina mejorando la visión.

La queratoplastia conductiva (CK) puede utilizarse para lograr una "mono visión" (visión combinada). En una mono visión, el procedimiento CK puede utilizarse para mejorar la visión de cerca en un ojo con presbicia que tenga buena visión, pero un poder bajo de enfoque de cerca. Para mantener una buena visión a distancia, por lo general sólo un ojo está ajustado para enfocar de cerca (el ojo no dominante), mientras que el otro se deja o ajusta con una buena visión a distancia. La CK no ofrece una corrección permanente. En algunos pacientes, la hipermetropía puede regresar con el tiempo.

Lentes intraoculares fáquicos (LIOs)

Los lentes intraoculares fáquicos están diseñados para personas con un alto grado de errores refractivos que no pueden corregirse en forma segura con una cirugía refractiva corneal. Un LIO fáquico, a veces conocido como un lente de contacto de implante, se inserta quirúrgicamente dentro del ojo, en frente del lente natural del ojo. El lente natural del ojo no se elimina, por lo que los pacientes pueden conservar su capacidad pre-existente enfoque.

Durante el procedimiento de implante de LIO fáquico, su Doctor de los Ojos coloca el lente en frente o detrás del iris del ojo. Una vez que colocado dentro del ojo, el LIO proporciona la corrección necesaria para reorientar los rayos de luz directamente sobre la retina.

Intercambio refractivo del lente (extracción del cristalino)

Durante un intercambio refractivo del lente (RLE por sus siglas en inglés, llamado también extracción del cristalino, o CLE por sus siglas en inglés), un lente artificial se utiliza para sustituir el lente natural del ojo con el fin de mejorar la visión. El procedimiento se realiza igual que una cirugía de cataratas.

Ya que es una opción en cirugía de cataratas, el RLE puede emplear lentes intraoculares multifocales o acomodativos (LIOs). Estos lentes permiten tener la habilidad de enfocar a cualquier distancia.

Algunas personas con una etapa inicial de cataratas pueden optar por el RLE, en lugar de esperar a que las cataratas progresen al punto de tener que ser eliminadas. Esto se debe a que los implantes de lente en general proveen una mejor visión no corregida en el momento de la cirugía, aún si una corrección de la visión es necesaria.

El RLE también puede ser una opción para personas con una hipermetropía severa, ya que el LASIK no es recomendable para ellos.

El RLE no ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA por sus siglas en inglés), sin embargo, los oftalmólogos pueden optar legalmente por realizar este procedimiento, catalogado como "fuera de etiqueta".

Pop needs to be configured.